Si como dice Gardel en su tango «Volver», 20 años no es nada… 30 debe ser un suspiro.

El sábado 22 de mayo se celebró en la Coita del Ventoso en Olivenza una comida homenaje para conmemorar los 30 años que han pasado desde que la VIII Promoción de la Facultad de Medicina de Badajoz, a la que pertenezco, finalizó su licenciatura.

image2

Fue un día muy emotivo y entrañable durante el que tuvimos la oportunidad  de reunirnos un montón de «jóvenes» amigos que hacía muchos años no coincidíamos. También pudimos volver la mirada a 1980, año en el que muchos de los presentes nos conocimos.

La jornada comenzó tranquila buscando casi tímidamente entre aquellos hombres y mujeres, las caras de nuestros compañeros de estudios de entonces. Pero poco a poco, después de una estupenda comida, el ambiente empezó a relajarse y gracias a aquellos temas de los ochenta «cuando fuimos los mejores» como dice Loquillo en su canción, pudimos sentirnos por un día jóvenes de nuevo y terminamos bailando, cantando y riendo de lo lindo.

…Cuando fuimos los mejores, el dinero se gastaba, se podía comprar todo, incluso vuestras almas
Cuando fuimos los mejores, y la vida nos se pagaba, en todas las esquinas, nuestra juventud se suididaba…

 

Aquel día pudimos comprobar que en la VIII promoción de la Facultad de Medicina de Badajoz se formaron grandes profesionales de casi todas las especialidades médicas, pero sobre todo excelentes personas con grandes cualidades humanas.

Ha sido un placer compartir promoción, amistad y recuerdos con todos vosotros y aunque os tengo mucho aprecio a todos espero no necesitaros nunca, especialmente a los que sois forenses.

Dr. Íñigo Encinas